bitcoin

Es muy probable que haya escuchado la frase «patrón oro» en algún momento de su vida. El reciente y espectacular ascenso del bitcoin ha hecho que la criptodivisa alcance nuevos máximos y supere la barrera del billón de dólares de capitalización bursátil a principios de este año. Esto ha despertado un renovado interés en la larga disputa entre la criptodivisa y la conocida clase de activos del oro. Tanto el Bitcoin como el oro presentan ventajas frente a la inflación de las monedas fiduciarias y se consideran métodos sencillos para diversificar una cartera de activos.

Hasta hace poco, los dos activos rara vez se comparaban, y pocos inversores institucionales, analistas de Wall Street o líderes empresariales se tomaban la molestia de hacerlo cuidadosamente. El Bitcoin se conoce como «oro digital», y es una excelente inversión para cualquiera que busque ganar dinero a corto plazo cuando se trata de oro. Las preguntas sobre dos compras han vuelto a surgir en las últimas semanas, debido al rápido aumento actual del precio de Bitcoin, que se ha atribuido al reciente interés en la criptodivisa por parte de Tesla y otros nombres institucionales, así como a otros factores. Así pues, la cuestión es si el Bitcoin pronto superará al oro como nuevo patrón de oro.

La lenta desaparición del oro

Durante muchas décadas, el oro se ha considerado la base formal de las instituciones financieras del mundo. Hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de las naciones vinculaban sus monedas a una cantidad determinada de oro. Sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial, en 1944, esta noción sufrió un golpe devastador. En cambio, el dólar estadounidense se mantuvo estable respecto al oro, y una onza de oro se cotizaba a 35 dólares. Sin embargo, tras la guerra de Vietnam, la inflación se apoderó de Estados Unidos, lo que provocó el abandono del patrón oro en 1971. El oro, en cambio, no desapareció del todo de la escena de la moda.

Los bancos centrales siguen teniendo oro en cantidades importantes, lo que consolida aún más los cimientos de su sistema financiero. Por diversas razones, el oro merece ser considerado como el más excelente depósito de riqueza. Para empezar, es visualmente atractivo. De nuevo, esto se debe a la estructura molecular del compuesto, que lo hace muy estable. Como resultado, el oro no sólo es útil en la producción de joyas, sino que también es valioso en la producción de aplicaciones industriales de alto nivel, como la electrónica.

¿Podría la criptomoneda suponer una amenaza para el oro?

Al comparar y contrastar los dos, se consideran muchos paralelismos entre ellos. Los dos activos son poco comunes: no están tan extendidos como otras monedas fiduciarias en el mercado. Por otra parte, el Bitcoin es una moneda virtual que, a diferencia del oro, no existe en el mundo real y no puede utilizarse más que para el comercio.

Al apoyarse en la tecnología blockchain, Bitcoin ha allanado el camino para el desarrollo de otras numerosas criptodivisas que hacen mucho más que servir como medio de intercambio y almacenamiento.

Todas estas criptodivisas han experimentado un aumento significativo de su valor en los últimos tiempos, principalmente debido al auge del Bitcoin. Ni siquiera la reciente caída del mercado mundial de bonos ha podido remontar.

La volatilidad y los peligros relacionados con las criptodivisas, por otra parte, son consideraciones esenciales a tener en cuenta. No obstante, puede que nos estemos acercando al día en que tengamos un nuevo estándar, que muy probablemente será el Bitcoin.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.